QUÉ VER

DESDE

ASTORGA

LAS MÉDULAS

 
 
Salimos de Astorga por la A-6 en dirección a Ponferrada. Pocos kilómetros más allá de la capital del Bierzo, a la altura de Villamartín, tomamos la N-120 hasta la Barosa y aquí el desvío que lleva a Carucedo, al pie mismo de las Médulas.
 
Este paraje, de una belleza tan extraña como impresionante, es lo que queda de la mayor mina de oro que los romanos explotaron al noroeste de la península utilizando un procedimiento conocido como "ruina montium". Se minaba el corazón de la montaña con una intrincada red de galerías de distinta longitud y en las que se sucedían los tramos más anchos con repentinos estrechamientos. Más tarde, se liberaban sobre los túneles enormes masas de agua -traída de las montañas cercanas mediante una red de canales y almacenada cerca de la explotación-, lo que producía el colosal derrumbe. El lodo que así se producía era lavado para extraer el oro. Como un vestigio más de la actividad minera del imperio, se conserva el lago de Carucedo, formado por las aguas utilizadas en la extracción y lavado del oro.
 
Hoy, las Médulas, declaradas en 1998 por la UNESCO patrimonio de la humanidad, impresionan por su belleza. Una belleza que es fruto de la mano del hombre, del paso del tiempo y del capricho de la naturaleza.
 
Merece también la pena una excursión al cercano castillo de Cornatel, encaramado en un impresionante risco.
 

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de Cookies
Acepto las cookies de este sitio